Noticias

InicioActualidad SolidaristaEconomíaLey 6970 prohíbe a asociaciones solidaristas dar préstamos a terceros



Ley 6970 prohíbe a asociaciones solidaristas dar préstamos a terceros

Bernardo Alfaro, Superintendente General de las Entidades Financieras (SUGEF), aseguró una Comisión de Control del Ingreso y Gasto Público de la Asamblea Legislativa, que las asociaciones solidaristas pueden hacer negocios con terceros y que estas fungen cómo entidades de intermediación financiera.

A raíz de estas declaraciones, la Confederación Nacional de Asociaciones Solidarista (CONASOL) y el Movimiento Solidarista Costarricense (MSC) emitieron un comunicado donde dan su posición con respeto al tema y aclaran la situación con base a los artículos 4 y 8 de la Ley de Asociaciones Solidaristas, 6970.

El tema principal es que las asociaciones solidaristas no deben hacer negocios con terceros en caso que exista una intermediación financiera, de lo contrario, las organizaciones sociales podrán realizar actos mercantiles.

Cómo expresa el comunicado de la CONASOL y el MSC, “la organización social puede realizar cualquier tipo de operación mercantil o no, siempre encaminado al mejoramiento socio-económico del afiliado, y ello será decisión administrativa propia de la Junta Directiva”, con base al artículo 4 de la Ley 6970.

También, se incluye el artículo 8 de la Ley de Asociaciones Solidarista que cita:

Ley 6970 de Asociaciones Solidaristas y su Reglamento.

El comunicado recalca el inciso C del artículo 8,  ejemplificando que “trasladar beneficios específicos de los asociados a terceras personas, como por ejemplo: incluir a un tercero para entregarle excedentes, permitirle asistir a asambleas con voz y voto, o destinar recursos establecidos para el créditos a personas no asociadas”, provoca que la naturaleza jurídica del patrimonio de las asociaciones se vea manchada.

En dicho comunicado oficial de la CONASOL y el MSC, afirman que “la Ley prohíbe que sea un préstamo o crédito dinerario”, ya que los fondos provienen del aporte del empleador y el mismo trabajador.

Además, la Confederación y el Movimiento Solidarista dejan claro la naturaleza de las asociaciones solidaristas como un sistema que fomenta la producción, democratiza el capital y satisface las necesidades de los trabajadores y patrones. Así cómo el compromiso que tiene con las familias de sus afiliados.




Vea También