Noticias

InicioOpiniónLa Confederación Nacional de Asociaciones Solidaristas (CONASOL) el MSC y la Reforma Fiscal



La Confederación Nacional de Asociaciones Solidaristas (CONASOL) el MSC y la Reforma Fiscal

Lejos de rehuir a nuestra responsabilidad en la discusión de la reforma fiscal en nuestro país, la CONASOL y el Movimiento Solidarista han mostrado históricamente un alto nivel de responsabilidad y seguimiento a los asuntos en materia de la Hacienda Pública.

En múltiples foros, hemos señalado que Costa Rica enfrenta un déficit fiscal estructural de sus finanzas públicas que amenaza la estabilidad y sostenibilidad de nuestro desarrollo. Esta precariedad financiera afecta el crecimiento económico, la inversión privada, tanto la local como la extranjera, la inversión pública, la generación de empleo y representa uno de los principales obstáculos para la modernización y legitimidad democrática del Estado costarricense.  En términos sociales, el déficit fiscal impacta a la población generando mayor pobreza y agudizando la concentración de la riqueza que atenta contra el bienestar y el progreso social.

Hemos indicado también, que el déficit fiscal estructural no es solo el resultado de una estructura tributaria injusta con mayor peso relativo en los impuestos indirectos sobre los directos, sino de otros componentes que deben atenderse de manera integral, tales como la administración tributaria y aduanera, el gasto público, – el combate a la evasión, la elusión y el contrabando, así como el financiamiento de la deuda pública a mediano y largo plazo.

Seguimos creyendo que es urgente promover un diálogo social amplio en materia fiscal, pero con esa misma consigna de buscar espacios de negociación, hemos llegado a un punto en que la implementación de la reforma fiscal se ha postergado bajo una pugna política con matices electorales.

Mientras tanto,  el deterioro de la situación fiscal ha sido tal  y sus señales cada vez más evidentes,  que han colocado al país en una trayectoria insostenible de la deuda pública con graves implicaciones en el cortísimo plazo que exige tomar acciones urgentes.  Las advertencias son tantas y de tan diversas fuentes que ya no podemos soslayar que su intención no es simplemente asustar con la “vaina vacía”. O hacemos un primer ajuste fiscal o finalmente tendremos encima una crisis que solo terminaría golpeando irreversiblemente a los sectores sociales más vulnerables.

En el caso de la propuesta del Gobierno contenida en la llamada Ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas, al igual que otras fuerzas sociales y políticas, compartimos el criterio de que dista mucho de ser la reforma integral que demandamos, especialmente en el cumplimiento de dos principios orientadores fundamentales para el solidarismo: la equidad y la solidaridad.

No obstante, y ante las implicaciones graves de no avanzar con un primer ajuste fiscal, optamos por una activa y responsable participación apoyando todas aquellas iniciativas, y no solo las que afectarían a los (as) trabajadoras solidaristas, que permitan corregir o minimizar el impacto de las propuestas incluidas en dicho proyecto sobre la distribución del ingreso mediante la introducción de criterios de progresividad.

Hemos reiterado al Gobierno, que a pesar del costo político que esto pueda significar, nos veremos de frente si después de este primer grupo de acciones consideradas insuficientes y con elementos regresivos por corregir, no inicia un diálogo social amplio para construir un escenario que involucre acciones más comprensivas y siempre bajo la consigna de mayor equidad y solidaridad.

Guido Alberto Monge Fernández
Vicepresidente Ejecutivo
Movimiento Solidarista Costarricense



Vea También