Noticias

InicioActualidad SolidaristaEconomíaHasta que se aclaren los nublados del IVA



Hasta que se aclaren los nublados del IVA

La semana recién finalizada entregó dos importantes reportes macroeconómicos.

El primero de ellos fue cortesía del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos correspondiente a la inflación al consumo del mes de julio. El mes entregó un avance de 0,73%, con una inflación acumulada de enero a julio de 1,70% y una interanual (de agosto 2018 a julio 2019) de 2,89%. Con esto el indicador se acerca a la meta trazada por el Banco Central de Costa Rica (3%).

En julio de los últimos diez años, la variación interanual más alta se presentó en el 2013 con un 5,81%, mientras que en el 2015 se registró la única variación interanual negativa de -0,32%. A partir de ese dato las variaciones porcentuales interanuales del índice general de precios han venido en aumento, siendo la reciente de julio la más alta de los últimos cinco años.

Una buena parte de la explicación radica en la entrada en vigencia del Impuesto al Valor Agregado a inicios del mes de julio. Esto afectó varios servicios que antes no pagaban el tributo. Destacan dentro de estos los honorarios profesionales, gimnasio, transporte escolar, cortes de cabello, y servicio de electricidad. A esto hay que agregar las dificultades del agro que llevaron a aumentos en el precio a varios productos agrícolas entre otros: tomate, cebolla y papa.

Es previsible que el efecto del Impuesto de Valor Agregado (IVA) se diluya en el tiempo y la inflación regrese a la tendencia de mediano plazo cerca del 2%.

El otro reporte fue entregado por el Banco Central de Costa Rica con una nueva caída en el comportamiento de la producción.

Mientras en junio de 2018 el índice mensual de actividad económica aumentaba un 3,2% en junio de 2019 lo hizo en solo 1,5%. El sector agropecuario sigue entregando tasas negativas, al igual que construcción y comercio. En este último sector si se excluye la importación de vehículos, la actividad comercial creció 0,2% (2,2% en junio 2018).

Al otro lado de la balanza están el sector de manufacturas con un alza de 2,7% siendo que el año pasado lo hizo a 2,3% y el sector servicios con un avance de 2,8% pero el año pasado crecía a 3,4%.

La producción del sector del régimen especial (zonas francas) crece a tasas superiores al 10% pero el régimen definitivo prácticamente no crece. Es más sus tasas de crecimiento se han reducido mes a mes desde junio de 2018. Por su importancia relativa en la economía (90% de participación), son las empresas del régimen definitivo las que explican la desaceleración del indicador general del IMAE.

Se espera que el impacto de la nueva carga fiscal se asimile paulatinamente por parte de los agentes económicos y que con la llegada de la temporada de ventas de fin de año las métricas de producción mejoren para cerrar con un crecimiento anual de 2,3%.

La confianza del consumidor y del productor debería recuperarse paulatinamente mientras se disipan los nublados del IVA.

Vidal Villalobos Rojas, economista.




Vea También