Noticias

InicioOpiniónEl aguinaldo



El aguinaldo

Dr. Juan Rafael Espinoza Esquivel
Ex Presidente Asociación Solidarista de Funcionarios de la UNA (ASOUNA)

El aguinaldo fue instaurado inicialmente, en el sector público,  en el segundo gobierno de Don José Figueres Ferrer (1953-1958) y se consolidó mediante la promulgación de dos leyes: A) Sueldo Adicional de Servidores Públicos n.° 1835 del 11 de diciembre de 1954, que favorecía, a los servidores del Gobierno Central. B) Sueldo Adicional de Servidores en Instituciones Autónomas n.°  1981 del 9 de noviembre de 1955, que beneficiaba a los funcionarios de instituciones autónomas,  semiautónomas y de las municipalidades. Estas dos leyes constituyen el cumplimiento de los compromisos adquiridos por Don Pepe, en el sentido de profundizar las garantías sociales de los años cuarenta, de aplicar una política de salarios crecientes para los trabajadores, así como fortalecer y ampliar los sectores medios de la sociedad costarricense.

En el gobierno siguiente, el entonces diputado Don Luis Alberto Monge Álvarez presentó un proyecto de ley para extender el beneficio del aguinaldo a los trabajadores del sector privado, quienes han constituido la gran mayoría del conglomerado laboral del país. Esta iniciativa fue aprobada por la Asamblea Legislativa. No obstante su justicia y el profundo contenido social el proyecto fue devuelto al parlamento sin la sanción correspondiente, por parte del entonces Presidente, Lic. Mario Echandi Jiménez (1958-1962). La Asamblea rechazó las observaciones formuladas por el Poder Ejecutivo y el proyecto fue aprobado por más de dos tercios del total de los diputados de la Asamblea Legislativa (resello) y se mandó a ejecutar como Ley de la República, n.º 2412 del 23 de octubre de 1959 (Ley de Aguinaldo en la Empresa Privada). El amplio respaldo del Poder Legislativo a la iniciativa de Don Luis Alberto Monge Álvarez, confirma el hecho de  que las propuestas que mejoran, decididamente,  la calidad de nuestra vida en sociedad y la justicia social, cuentan en principio con un respaldo por encima de las diferencias político-partidarias, en aras de los intereses superiores de la patria.      La Ley de Aguinaldo en la Empresa Privada favorece, en la actualidad, a aproximadamente el 86% de la fuerza laboral del país y se ha erigido en pilar fundamental del sostenimiento y fortalecimiento de nuestra paz social, así como una contribución al perfeccionamiento del Estado Social de Derecho. En este año el monto que pagará el sector privado a sus trabajadores es de 638 mil millones de colones.

En el Gobierno Central (incluye los 3 poderes de la República y el Tribunal Supremo de Elecciones) se pagaron 208 mil millones en concepto de aguinaldos, para 213 mil funcionarios estatales.

Yo aspiro a que los trabajadores beneficiarios del aguinaldo le reconozcan a Don Pepe Figueres y a Don Luis Alberto Monge sus altruistas iniciativas, porque leyes como las de aguinaldo son producto de luchas visionarias, que no caen del cielo, a pesar de que hoy se pagan pacíficamente a las y los trabajadores costarricenses. Debemos procurar el mejoramiento de nuestra realidad social con espíritu constructivo y elevadas metas, porque Costa Rica realmente vale la pena y merece nuestros óptimos esfuerzos solidarios.

 




Vea También