Noticias

InicioActualidad SolidaristaEconomíaContinúa el poco dinamismo en la economía



Continúa el poco dinamismo en la economía

El viernes 12 de julio el Banco Central de Costa Rica publicó el resultado del índice mensual de la actividad económica del mes de mayo. Resultado: La caída en la economía continúa. ¿Hay alguna buena noticia que rescatar? Veamos.

Del documento publicado se resalta que, la serie tendencia ciclo del Índice Mensual de Actividad Económica, registró en mayo de 2019 un crecimiento interanual de 1,3%, el cual es inferior en 2 puntos porcentuales (p.p.) al mismo mes del año previo y en 0,2 p.p. al del mes anterior. La producción creció 1,6% en el periodo enero-mayo 2019, respecto al mismo lapso del 2018 y 2,1% en los últimos doce meses.

Buena parte del comportamiento acusado se debe a factores climáticos; con menos hectáreas cultivadas y menor producción de piña, banano y café. Del primer producto se destaca una reducción en el precio internacional por una mayor oferta global.

Una buena noticia es que la manufactura creció 2,4%, pero con comportamientos disimiles según el régimen de producción. La producción de las empresas ubicadas en zona franca creció a una tasa de dos dígitos (11,4%), principalmente por la mayor fabricación de implementos médicos y de productos alimenticios. Este crecimiento fue atenuado por la menor producción de las empresas ubicadas fuera de zona franca (-2,7%), especialmente las dedicadas a producir papel, hierro y plástico. Al reducirse la  exportación de frutas se reduce la demanda de plásticos y cajas para su venta internacional pero, además, estos productos son demandados en Centroamérica y con el conflicto no resulto aún en Nicaragua el dinamismo económico termina afectado.

Por su parte la actividad comercial decreció 0,8%, producto de la menor demanda de vehículos  y de materiales de construcción. Con esto son ya siete meses de variaciones negativas. Quizá un punto a destacar es que excluyendo el grupo de vehículos, el comercio registró un crecimiento de 0,3% (2,3% mayo 2018). La poca confianza en el futuro de la economía trae aparejado la no compra de vehículos además de que ya sabemos que las familias y empresas costarricenses muestran niveles de endeudamiento muy altos. Un reciente estudio de la Universidad Nacional, da cuenta que el crédito al consumo representa un 33% del total colocado. Este a su vez es un 60% del PIB, para el 2019 el Banco Central tiene una estimación para la producción cercana a US$60 billones de dólares, o sea que el crédito alcanza US$36 billones. El crédito muestra ya 26 meses de desaceleración.

Otro importante sector como lo es la construcción destaca por que se contrajo 14,2%. Esto por una disminución de las edificaciones residenciales y comerciales, como consecuencia, principalmente de la incertidumbre generada por la entrada en vigencia de la reforma fiscal. En el caso de la construcción con destino público se debió a una ejecución menor a la prevista en proyectos de infraestructura vial y de acueductos y alcantarillados.

Finalmente, el importante sector de servicios en conjunto creció 2,9%. Se destaca aquí el aumento en el uso de servicios financieros. Claro, debemos tener en cuenta que  partir de diciembre de 2018, la Ley para Mejorar la Lucha Contra el Fraude Fiscal (Ley 9416), obliga a las personas físicas y jurídicas con actividad lucrativa a aceptar las tarjetas como medio de pago. Otros servicios como la asesoría financiera, legal y el desarrollo de programas informáticos mostraron un importante repunte. Lo irónico de esto último es que está intrínsecamente asociado a la nueva ley de impuestos.

Hacia adelante tenemos los efectos recesivos de la implementación de la Ley del Fortalecimiento de las Finanzas Públicas combinado con un tradicional mejor cuarto trimestre del año por las ventas navideñas.

Ya el Banco Central anunció que sus pronósticos de crecimiento para el año de 3,2% deberían ser recortados incluso hasta 2,7%. Tendremos mayor información al final del mes cuando el ente monetario publique la revisión del Plan Macroeconómico. Estaremos atentos.

Vidal Villalobos Rojas, economista.




Vea También